¿Cómo de sanas están tus encías? Cuidarlas y mantenerlas en buen estado es más importante para tu salud bucal de lo que imaginas. Si las notas inflamadas, enrojecidas, irritadas o, incluso, tienes encías sangrantes, pide cita con tu dentista, pues podrías estar ante un caso de gingivitis. ¿Qué es la gingivitis, cuáles son sus síntomas y en qué consiste los tratamientos? ¡Sigue leyendo! Te contamos todo lo que necesitas saber.

Mujer a la que le están haciendo una revisión de boca viéndose en un espejo.

¿Qué es la gingivitis?

La gingivitis es una enfermedad que provoca inflamación, irritación, enrojecimiento y sangrado en las encías. Claro que esta inflamación de encías no siempre se presenta igual y puede darse en diferentes grados. Así, si es muy leve, puede que ni siquiera te des cuenta de que tienes gingivitis, pero si evoluciona a su forma más grave, te enfrentarías a un caso de periodontitis, que es una infección que puede acarrear consecuencias serias, como la pérdida de dientes y lesiones en el hueso de la mandíbula, entre muchas otras.

Como ves, detectar la gingivitis cuanto antes es clave para empezar a tratarla y evitar que vaya a más, por lo que, si notas inflamadas las encías o sangrado de encías, contacta con tu dentista y revisa tus hábitos de higiene dental, pues, en muchas ocasiones, la causa de esta enfermedad de las encías son los restos de comida que quedan entre los dientes.

Tipos de gingivitis

Es importante que sepas que esta enfermedad de las encías no aparece siempre por los mismos motivos ni siempre se presenta de la misma forma. Dependiendo de sus características y de sus causas, podemos distinguir varios tipos de gingivitis.

Encías retraídas

En este caso, la gingivitis hace que la encía se retraiga de su posición natural a la raíz, poniendo el diente en riesgo de ser atacado por patógenos. La recesión de las encías es un proceso gradual y suele deberse a un cepillado horizontal incorrecto, es decir, agresivo, en el que se usa un cepillo de dientes con cerdas medias o duras. Para evitar el encogimiento de las encías es importante aprender la técnica correcta de cepillado y utilizar un cepillo de dientes con cerdas de dureza media.

Gingivitis del embarazo

Durante el embarazo, es fácil que aparezca la gingivitis. Los cambios hormonales, las náuseas y la disminución de las defensas inmunológicas exponen las encías a un mayor riesgo de inflamación. Para mantener una buena salud bucal durante el embarazo y evitar problemas más graves como la periodontitis es esencial que la futura madre se someta a frecuentes revisiones en el dentista, que deben tener lugar, por lo menos, una vez al trimestre.

Hiperplasia o agrandamiento gingival

La hiperplasia es un proceso que hace que el tejido de las encías aumente en masa y volumen. Por lo tanto, las encías aparecen rojas, sangrantes y doloridas. Los tratamientos de la hiperplasia gingival varían en función de su gravedad: si la hiperplasia se produce de forma leve, puede ser tratada fácilmente con una terapia específica, en cambio, si la situación es más compleja, será necesario recurrir a la cirugía.

Estomatitis

A diferencia de otras enfermedades, la estomatitis no sólo afecta a las encías, sino que también puede afectar a la lengua, el interior de las mejillas y el paladar. Los síntomas de esta inflamación son: mucosa bucal enrojecida, pequeñas lesiones y úlceras bucales.

¿Cuáles son las causas de la gingivitis?

Para poder ponerle remedio a esta enfermedad de las encías, es importante que entiendas muy bien qué es la placa bacteriana. Esta consiste en una película invisible de bacterias que se forma en los dientes cada día y que debe ser eliminada, algo que puedes hacer de forma sencilla con el cepillado de dientes, el enjuague bucal y el hilo dental. Pero, ¿qué pasa si se acumula la placa bacteriana? Si no la eliminas, puede endurecerse y convertirse en sarro, que es como el escudo protector de las bacterias. Este se ocupará de seguirlas acumulando y de hacerte más difícil el objetivo de eliminar la placa, tarea de la que solo podrá hacerse cargo tu dentista con una limpieza dental.

Así, esta acumulación de placa podría llevarte a sufrir una infección bacteriana, que es una de las causas más comunes de la inflamación de encías, aunque no es la única. Otras causas de la gingivitis comunes son:

  • Mala higiene bucal.
  • La placa que se forma en los dientes.
  • La placa que se convierte en sarro.
  • Fumar o masticar tabaco.
  • Diabetes.
  • Falta de vitamina C en la alimentación.
  • Boca seca.
  • Enfermedades como hongos e infecciones virales.
  • Enfermedades que disminuyen la inmunidad, como el SIDA o la leucemia.
  • El uso de ciertos medicamentos.
  • Empastes dañados.
  • Embarazo (debido a cambios hormonales).
  • Predisposición genética.

Síntomas comunes de la gingivitis

¿Cómo saber si tu inflamación de encías es una gingivitis? Por supuesto, ante la menor sospecha o malestar, te recomendamos que consultes a tu dentista, sobre todo, si presentas síntomas de gingivitis, que son:

    • Encías sensibles: dolor al masticar o al consumir alimentos fríos.
    • Inflamación de encías o encías hinchadas.
    • Encías de color rojo oscuro.
    • Sangrado de las encías regular.
    • Encías retraídas.

Si notas alguno de estos síntomas, no lo dejes de lado y consulta con tu dentista, pues podría tratarse de una señal de alarma. Piensa que cuanto antes notes la gingivitis, antes podrás empezar a tratarla, conseguir unas encías saludables y, sobre todo, evitar males mayores como una periodontitis.

Mujer y hombre sanitarios realizándole una limpieza dental a una mujer.

Cómo tratar la gingivitis

Por supuesto, lo idóneo para evitar que llegues a sufrir esta inflamación de encías es hacer revisiones dentales regulares para evaluar el estado de salud de tus encías. Tu dentista puede recomendarte que hagas una limpieza bucal para eliminar la acumulación de placa o, si la gingivitis está en una etapa más avanzada, incluso, puede aconsejarte tratamientos necesarios para contrarrestar sus efectos.

El tratamiento de la gingivitis más común es la ablación del sarro o, en otras palabras, la limpieza dental, y solo en algunos casos hay que recurrir al uso de antibióticos. ¿Tienes más dudas sobre la gingivitis? Aprovecha la consulta y pregunta a tu dentista todo lo que necesites saber sobre esta inflamación de encías. Recuerda, para ayudar a prevenir la gingivitis la higiene dental adecuada es esencial: el uso de una pasta de dientes suave puede ayudarte a combatir las bacterias que causan los problemas de las encías, así como someterse a una limpieza dental profesional para eliminar cualquier placa endurecida cada cierto tiempo.

Riesgos de no tratar la gingivitis: Periodontitis

No nos cansaremos de repetirlo: tratar la gingivitis en sus etapas iniciales es esencial para evitar que se convierta en una enfermedad grave de las encías, como es la periodontitis, que daña el tejido blando de las encías y acarrea consecuencias serias para la salud bucal, como la destrucción del hueso que sostiene los dientes y la pérdida de piezas dentales, entre otras, y para la salud en general, pues también repercute en otras enfermedades, como la diabetes.

Diferencias entre gingivitis y periodontitis

Mientras que la gingivitis afecta sólo a la encía, la periodontitis es una enfermedad inflamatoria degenerativa que afecta a todo el periodonto, que son todos los tejidos de soporte del diente: la encía, el hueso alveolar, los ligamentos periodontales y el cemento de la raíz.

¿Se puede tratar la periodontitis con dispositivos mecánicos?

El uso de dispositivos mecánicos, como el ultrasonido y el láser, es muy eficaz para la eliminación del sarro y la placa bacteriana, pero debe ir necesariamente acompañado de otros tipos de tratamiento. Por lo tanto, el láser, al ser capaz de llegar a los puntos más incómodos donde se encuentran las bacterias, es muy eficaz, pero no puede por sí mismo reemplazar todos los instrumentos. Dependiendo de la gravedad de la enfermedad y de la cantidad de tejidos afectados, el periodoncista escoge el uso de los diferentes instrumentos que deben ser apoyados por el láser.

Cuándo consultar con el dentista

Si observas cualquier tipo de síntoma de gingivitis, busca atención médica de manera inmediata para tratar de revertir el daño causado por la gingivitis y evitar una posible evolución a periodontitis.

¿Necesitas ayuda para detener un problema de gingivitis? ¡Contáctanos! En Asisa Dental estaremos encantados de ayudarte a devolverles la salud a tus encías con nuestro equipo de expertos en periodoncia.

×