Esta imagen sirve para ilustrar la molestia que pueden provocar los ronquidos a la persona que duerme al lado.

Es posible que esta noche, al igual que la anterior, un ruido constante e incómodo no te haya dejado descansar bien: los ronquidos. A veces, pueden ser por algo puntual, como, por ejemplo, un catarro o una alergia, pero, en otras ocasiones, estos sonidos se convierten en algo habitual. Entonces, ¿cómo dejar de roncar y qué métodos hay para reducir los ronquidos? Te lo contamos todo a continuación.

¿Qué son los ronquidos?

El ronquido es un sonido fuerte y profundo que se emite al respirar mientras se duerme. Generalmente, estos sonidos se producen cuando los músculos del cuello se relajan y hacen que las vías respiratorias superiores se estrechen y vibren cuando se entra en la fase de sueño.

¿Por qué se ronca?

Normalmente, los ronquidos suelen ser bastante molestos para quien duerme al lado de la persona que ronca, para quien duerme en otra habitación e, incluso, para las personas que los experimentan. Pero, ¿por qué se ronca? He aquí algunas de las causas más habituales de los ronquidos:

  • Tener sobrepeso; 
  • Tener amígdalas agrandadas o una lengua grande puede favorecer la aparición de los ronquidos;
  • Algunas mujeres durante el embarazo o la menopausia pueden roncar debido a los cambios físicos y hormonales en su cuerpo.

¿Qué tipos de ronquidos hay?

Como hemos venido comentando, los ronquidos pueden suponer algo muy molesto y, además, pueden perjudicar el rendimiento y el bienestar de las personas. Llegados a este punto, resulta importante clasificar los distintos tipos de ronquidos según sus características. Entre ellos, destacamos los siguientes:

  • Ronquido eventual: es un ronquido que se produce en momentos específicos, por ejemplo, cuando se tiene resfriado y están las vías respiratorias bloqueadas. 
  • Ronquido constante: en estos casos, la persona ronca de manera habitual. 
  • Ronquido postural: puede estar relacionado con dormir en una postura determinada, por ejemplo, boca arriba. Cuando se duerme de espaldas, la lengua tiende a relajarse, resbala hacia atrás y obstaculiza la entrada de aire. 
  • Ronquido por apnea del sueño: si se sufre apnea del sueño, es posible que la respiración se detenga durante un periodo breve de tiempo y se vuelva a retomar, lo que impide descansar bien y, además, la apnea puede llegar a provocar problemas cardíacos y otras complicaciones
En esta imagen, una profesional de la clínica dental sostiene el dispositivo mandibular para reducir los ronquidos.

¿Cuáles son las causas de los ronquidos?

Los ronquidos suelen ser un fenómeno que prevalece en la sociedad y pueden estar íntimamente ligados al sueño. Por ello, resulta conveniente destacar una serie de factores que pueden estar relacionados con los ronquidos. Veamos algunos de ellos en detalle:

  • Sobrepeso: la acumulación de grasa alrededor de los músculos del cuello puede hacer que la vía respiratoria sea más estrecha y dificultar la salida del aire, lo que puede favorecer el ronquido. En este caso, adelgazar puede ser una buena solución para dormir toda la noche en silencio.
  • Consumo de bebidas alcohólicas: ingerir este tipo de bebidas antes de irse a dormir puede hacer que los músculos de la garganta y de la boca se relajen y dificulten la respiración.  
  • Problemas de respiración nasal: también puede ocurrir que la garganta sea muy estrecha, la lengua grande o haya ciertas anomalías en los huesos de la cara. Si las vías respiratorias son muy estrechas, los ronquidos pueden ser más fuertes y más sonoros. 
  • Postura al dormir: dormir boca arriba puede provocar que se ronque más porque las vías respiratorias se estrechan, la lengua cae hacia atrás e impide el paso del aire.

¿Existe algún tratamiento para dejar de roncar?

En la actualidad, existe un tratamiento efectivo contra los ronquidos: una férula oral, conocida como dispositivo mandibular. Con el uso de este aparato, se desplaza la mandíbula inferior unos milímetros hacia adelante y, en consecuencia, se libera espacio en la parte posterior de la lengua, permitiendo la entrada de aire por las vías respiratorias. 

Gracias a este dispositivo, se pueden reducir los ronquidos en más del 80% de los casos. En la apnea del sueño, el porcentaje de eliminación de estos sonidos broncos puede llegar a ser del 55%, aunque esto depende de la situación de cada paciente.

Pueden existir otros tratamientos para dejar de roncar, sin embargo, será tu especialista de confianza el que recomendará la mejor técnica para que puedas conseguir descansar bien todas las noches.

¿Qué más puedo hacer para dejar de roncar? Consejos

Además del dispositivo de avance mandibular, también hay una serie de acciones que te pueden ayudar a disminuir los ronquidos, como son:

  • Mantener un estilo de vida saludable: hacer ejercicio de manera diaria, mantener una dieta saludable, no cenar grasas y comida muy copiosa pueden ayudar a mantener un peso estable, favorecer el bienestar personal y pueden influir de manera significativa en la reducción de los ronquidos. 
  • Cambiar la postura al dormir: dormir de lado puede ayudarte a dejar de roncar. Para conseguirlo, puedes colocar algún elemento en la parte posterior del pijama para evitar dormir boca arriba y que no se produzcan los ronquidos.  
  • Dormir lo suficiente: tener un horario regular del sueño puede favorecer el descanso y el bienestar personal y, además, ayudar a reducir los ronquidos. 
  • Dejar de fumar: el tabaco puede congestionar la nariz y la faringe y dificultar la respiración por esta vía.

¿Los ronquidos no te dejan descansar bien a ti o a los tuyos? ¡No te preocupes! En Asisa Alcalá de Henares, tenemos a los mejores especialistas en tratamiento del sueño para ayudarte a dormir plácidamente todas las noches. Pide cita previa y ven a visitarnos.

×